Cuidados de la piel desde el interior

Cuidados de la piel

¿Qué son las radicales libres?

El envejecimiento prematuro es el resultado de la actividad de los radicales libres. Los radicales libres son moléculas inestables y muy activas, que se producen por procesos normales en el cuerpo: La respiración, la digestión de alimentos, la producción de energía, etc, más algunos factores como los rayos solares, la contaminación y el tabaco. Los radicales libres son electrones (e-) desapareados y tienden a robar un electrón de otras moléculas en el cuerpo, con el fin de alcanzar su estabilidad. Cuando el radical libre ha conseguido reaccionar con la molécula estable, se convierte en una molécula estable y la molécula estable que se lo cede se convierte a su vez en un radical libre, iniciándose así una verdadera reacción en cadena, de formación de radicales libres. Esta es la principal causa de daños celulares, del envejecimiento prematuro y por consiguiente de diferentes enfermedades.

Las buenas noticias son que nuestro cuerpo está diseñado para neutralizar constantemente estos radicales libres, con el uso de enzimas y antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias capaces de ceder electrones a los radicales libres, estabilizándolos y frenando los daños.

A diferencia del betacaroteno, de la vitamina C y de otros antioxidantes, que sólo actúan o dentro o fuera de la bicapa lípidica, la molécula del potente antioxidante Astaxantina (incluído en el Paquete Wellness) tiene una estructura química única que le permite actuar tanto dentro como fuera de la bicapa lipídica de las células. Esto les confiere a las células mayor protección. Además, la Astaxantina no sólo mitiga a los radicales libres, también trabaja junto con otros antioxidantes, como la vitamina C y E, otorgándoles efectividad.

Causas del envejecimiento prematuro

Radiación UV

Cuando estamos expuestos a los rayos UV, producimos más radicales libres. La radiación UV se compone de dos diferentes tipos de rayos UV: Los UVA y los UVB. Los rayos UVB son de longitud de onda más corta que los UVA. Afectan fundamentalmente a las capas externas de la piel. Son las principales causas de las quemaduras del sol y de la producción de melanina. La melanina, el pigmento responsable de nuestro cutis, también sufre los efectos de los radicales libres al perturbar su proliferación, así aparecen las manchas de edad. Los rayos UVA penetran más profundamente y eficientemente y al producir radicales libres, dañan las fibras de colágeno y de elastina en la dermis acelerando la formación de arrugas. La exposición solar y los radicales libres perturban al proceso normal de la regeneración celular, y nos hacen envejecer prematuramente.

El tabaco

El tabaco incrementa la producción de una enzima que destroza al colágeno- la piel pierde su estructura y envejece más rápido. Fumar también reduce la circulación de la sangre en la piel, entonces la piel es privada de óxigeno y se vuelve pálida, espesa y se deforma. El Tabaco inhibe la absorción de vitamina C, un antioxidante que combate a los radicales libres.

Una dieta pobre

La comida que no contiene suficiente fruta y vegetales, carece de vitaminas, de minerales y de antioxidantes, que son muy útiles en la lucha contra los radicales libres.

El estrés

El estrés libera algunas hormonas, como el cortisol. El exceso de cortisol puede destruir al sistema inmune, al tejido muscular, y afina la piel lo que produce la formación de arrugas.

Dormir insuficientemente

La pérdida crónica de sueño puede trastornar todo el metabolismo del cuerpo y ralentiza la reparación de las células, lo que hace que nuestra piel tenga un aspecto pálido, arrugado y sin vida.

Cómo prevenir y reducir las arrugas

Las arrugas son pliegues en la piel. Algunas se forman a lo largo de nuestro proceso natural de envejecimiento, pero otras son provocadas por factores externos a los cuales es fácil hacer frente. La exposición solar, el tabaco, la contaminación del aire, el estrés son todos ellos factores que afectan a la piel produciendo radicales libres, que conducen a daños celulares y acaban dañando la piel. Podemos hacer frente a estas amenazas, siguiendo algunos pasos fáciles:

1. Evitar la exposición solar- especialmente entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde porque es cuando los rayos UV son más potentes y perjudiciales. El sol es la causa número uno de la formación de arrugas. Cuando salga, utiliza ropa que te proteja, de materiales ligeros con mangas largas, sombrero y gafas de sol. No sólo protegerás tus ojos de los rayos UV, sino que también la delicada piel del contorno de ojos.

2. Tomar grandes cantidades de cereales integrales, frutas frescas y verduras variadas, nueces, pescado azul al menos una vez en semana y beber al menos 8 vasos de agua al día- estos alimentos están llenos de vitaminas y minerales, también de antioxidantes, de ácidos grasos Omega 3 y de proteínas que te ayudarán a reparar la piel dañada y a construir una buena cadena de colágeno- crucial para una piel sin arrugas. Además, el agua ayudará a los nutrientes a fluir a través del cuerpo y a eliminar toxinas, así como a hidratar la piel y a mantenerla firme.

Para una buena apariencia de la piel y una salud total, debes comer al menos 500g (nueve raciones) de frutas y vegetales a diario, para obtener todas las vitaminas y los minerales necesarios. Debes consumir pescado azul 3-4 veces a la semana, para absorber suficiente cantidad de ácidos grasos Omega 3 y de proteínas buenas. En esta vida tan agitada y dinámica que llevamos, normalmente solemos comer alrededor de 3 raciones de frutas y vegetales al día, y solo una vez a la semana como mucho, tomamos pescado azul. Por ello, es muy importante complementar nuestras necesidades diarias con suplementos nutricionales beneficiosos como el paquete Wellness. El paquete Wellness proporciona al cuerpo todas las vitaminas y los minerales esenciales para una salud total; el Omega 3 mantiene la piel hidratada y fresca y ayuda al sistema cardiovascular y a la función cerebral. El paquete Wellness también incluye Astaxantina, un potente antioxidante que mitiga los radicales libres en la piel, ayuda la reducción de las líneas de expresión y de las arrugas, y mejora la hidratación y la elasticidad.

3. Evitar alimentos que aceleren el envejecimiento prematuro, la oxidación y la alimentación pobre, como las grasas transgénicas, que se encuentran en las comidas hidrogenadas como: Margarinas, snacks embolsados, y comidas precocidas.

4. Dejar de fumar –fumar lleva a profundizar las arrugas y a encurtir la piel pues destroza las fibras de colágeno y de elastina. Fumar también reduce la circulación de la sangre en la piel, por lo que la piel es privada de oxígeno y de nutrientes esenciales. Se vuelve pálida, gruesa, sin vida y se arruga.

5. Limitar el consumo de alcohol – Además de sus efectos tóxicos y un alto valor calórico, la deshidratación inducida por el alcohol es altamente destructiva y lleva a un aspecto poco saludable de la piel con un cutis apagado, unos poros dilatados y arrugas.

6. Practicar ejercicio – 20-30 minutos de actividad física al día puede incrementar el flujo sanguíneo, permitiendo más oxigenación y nutrición hacia los capilares de la piel.

7. Aplicar siempre la crema facial Oriflame – de día y de noche- después de limpiar. Las cremas hidratantes son maravillosas para reducir las arrugas.

8. Reducir el nivel de estrés –
El estrés causa la liberación de algunas hormonas como el cortisol. El exceso de cortisol puede destruir el sistema inmune, reduce la masa muscular, y afina la piel lo que produce la formación de arrugas.
Una buena forma de reducir el estrés puede ser a través de la “ecoterapia” o “terapia verde”. Siempre que te sientas estresado camina un rato, practica algo de jardinería, o alguna otra actividad exterior. Respirar aire fresco puede refrescar tu mente y aclarar tus pensamientos.

9. Duerme lo suficiente – Si descansas lo suficiente te asegurarás de que su piel se repara. Para prevenir las arrugas, duerme boca arriba.